WEB RANK

2/7/10

***MÉXICO APESTA***

Así es, apesta y grueso. Apesta a desigualdad, corrupción, racismo, elitísmos, compadrazgos, impunidad, contaminación, ladrones, malvivientes, secuestradores, a policías corrompidos que dobletean turno con los últimos mencionados y que por unas monedas de oro, y algunos más por unas jodidas monedas de bronce, te empuñan en la jeta la pistola que recibieron en la academia para "ayudar y proteger" a la sociedad que juraron defender (colocando la mano derecha en el corazón y la izquierda en la Constitución) y lo que es peor: Apesta a un Estado Mexicano rebasado por el Narcotráfico... ahora el ratón atrapa al gato.

Apesta a malos funcionarios públicos (¡sí YO lo sabré!), a salarios risibles, a políticos que no sirven para un carajo pero con espectaculares en Viaducto, Periférico, en la Central, en Aeropuerto, en paredes y calles de toda la ciudad y el país; con esos tipejos tratando de convencerte por todos los medios (electrónicos) para obtener tu Voto, con esa mirada tan "sincera", pero que en sus adentros te ven exclusivamente como un escalón para acceder a una élite, a la cual NUNCA pertenecerás. Gobernar "para" el pueblo más nunca "por" el pueblo. ¡Anda!, ¡ve y Vota!, dales el puesto que en tú vida lograrás tener (a menos que le entres al juego).

México apesta a una Iglesia intolerante, retrógrada, idiotizante, estúpida, cegadora, a una religión que te permite ser un hijo de la chingada los 364 días del año, pero cada 12 de diciembre, la virgencita, la madrecita de todos los mexicanos, esa a la que hasta Lucerito le canta en cadena nacional, te exhonerará tal como chamba propia de ministro de la Suprema Corte de (In)Justicia.
.
Una Iglesia que defiende a capa y (flamígera) espada la concepción del humano, pero que si al crecer "resulta" homosexual o lesbiana, entonces se le da la espalda y se le señala con Biblia en mano que de seguir con ese tipo de vida, jamás entrará al glorioso reino de Dios. Eso sin mencionar los actos de sus propios dirigentes, "Dejad que los niños se acerquen a mi... para que me masturben y me hagan sexo oral", era la máxima de Marcial Maciel, entre otras cositas; por ejemplo.

Apesta a una televisón de las mismas caracteríticas, idénticas, exactas. Una televisión que inculca valores familiares pero que está corrompida y podrida desde las raíces. Televisión para la populacha, para el pueblo enajenado, para la ¡chusma!, ¡chusma!. Actricitas pendejas de 18 años que con unas buenas nalgas y tetas de silicón parecen de 21 y se convierten en figuras a seguir. Actores guapísimos interpretando papeles que te llegan al corazón y se rebajan a tu nivel, pero jamás te ayudarán a pagar tu renta, teléfono o para un kilo de huevo.
.
Televisón, pues, con 50 años de retraso, cuyas temáticas ya están más quemadas que las promesas de los políticos en campaña.
.
¿Más?, Ok... Apesta a un futbol que une a los mexicanos, no importa que en las noticias "se hable" (porque eso hacen, hablar solamente) de decapitados, secuestrados, asesinados o de la falta de empleo, no importa; el domingo es de futbol y chingue a su madre el mundo. Ahora si, a las gallinas, a las gatas, a las birrias, a los albañiles, o a cualquier otro equipo, se los va a cargar la chingada, ¡¡porque mi equipo es el mejor!!, y si juega la Selección (hasta escribirlo con "S" mayúscula es una afrenta) mejor aún.
.
Ahi si todos somos carnales, brothers, no importa de que puto equipo seas, ahora si a irse al Ángel a celebrar el triunfo de mi Selección, de nuestra Selección (y si se puede, hacer San Lunes, chingue a su madre) ¿todos somos uno, no?. "Güey, dile a tu Jefe que tú y yo ibamos juntos en la Universidad y que soy bien chido...", "haz paro, tú pasaste por lo mismo..." etc., etc., Digo, si compartimos la misma chela y el mismo carrujo frente al Ángel, ¿por qué no compartir la misma chamba?.
.
Pero la buen pedez y la hermandad se desmorona como el cubo de azúcar (o de sal) bajo la lluvia al poco tiempo. Volviendo a comenzar la semana me le volveré a cerrar con mi nave al pendejo de al lado para pasar antes que él. No le cederé el asiento al ruco, a la ruca de 60 años o a la vieja embarazada (pa´que se empanzona, es su pedo) en el metro o la micro. Le diré prieto, naco o indio al güey que esté más moreno que yo, y veré exclusivamente por mi propio bien... si no chingo me chingan; y regresaré al México que describo al principio.
.
Ni pedo, esto ya no es cuestión de valores, es cuestión de supervivencia, ¿eres lobo o cordero?. ¡Que Viva mi país! pisoteado, violado, sobajado, relegado (y regalado), fastidiado, discriminado, usado. ¿Y A TÍ... A QUÉ TE HUELE?.

2 comentarios:

  1. Antes que nada un cordial saludo a ti y a la gente de tu blog.

    Hoy por casualidad descubrí este blog y bueno el planteamiento que formulas sobre a que huele México, encuentra desde mi personal perspectiva un hedor a decadencia no sólo del medio político y económico sino de la la calidad ciudadana de los mexicanos que inmersos en nustros particulares males no evidenciamos que muchos de estos males individuales porvienen de un mal puntual y generalizado: La indiferencia, si aquella que siembran gobernantes en gobernados y visceversa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario, y ya que diste con este modesto blog, pues recomiéndalo a tus conocidos :) se agradece tu opinión.
    Saludos.
    *HaMMeR!*

    P.D. "la gente" de mi blog soy yo, todos los contenidos los manejo yo solo :D

    ResponderEliminar